La detección oportuna y el tratamiento integral de diabetes retardan complicaciones

>> El 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes.

Secretaría de Salud
Ciudad de México
14 de noviembre de 2020

La detección oportuna y el tratamiento adecuado de la diabetes son el pilar para evitar o retardar las complicaciones y el daño orgánico que puede ocasionar esta enfermedad que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2018-19, afecta a 10.3 por ciento de las y los mexicanos.

El diagnóstico oportuno amplía la oportunidad de brindar tratamiento integral con el propósito de evitar complicaciones incapacitantes como las amputaciones, ceguera e insuficiencia renal, aseguró el coordinador del Centro de Atención Integral del Paciente con Diabetes (CAIPaDi), Sergio Hernández Jiménez.

El titular del CAIPaDi del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” (INCMNSZ) detalló que la elevación de glucosa en sangre disminuye la eficiencia de las defensas del organismo contra cualquier enfermedad infecciosa, principalmente respiratoria, dermatológica, urinaria y gastrointestinal.

De ahí que una persona con diabetes descontrolada y que se contagia de SARS-CoV-2 tiene más probabilidad de requerir hospitalización, intubación, cuidados intensivos o incluso se encontraría en riesgo de fallecer. La tasa de mortalidad por COVID-19 en personas con diabetes es de siete por ciento y puede aumentar de acuerdo con la cantidad de comorbilidades que tenga el o la paciente.

El especialista destacó que la diabetes es una enfermedad silenciosa en su primera fase. Los síntomas se presentan cuando la cantidad de glucosa en sangre es superior a 126/mg/dl en ayunas, y mayor a 200 mg/dl dos horas después de ingerir alimentos. La falta de control puede provocar que la enfermedad avance y produzca falla en los sistemas nervioso, ocular, cardíaco, renal y cerebral, principalmente.

Hernández Jiménez dio a conocer que los primeros síntomas son cansancio, engrosamiento y oscurecimiento de la piel en cuello, codos o axilas, deseo de orinar durante la noche sin haber ingerido agua o líquidos antes de dormir y aumento anormal de hambre y sed.

Los principales factores de riesgo de diabetes, agregó el especialista, son los antecedentes familiares de la enfermedad, obesidad, elevación del colesterol y de triglicéridos, así como hipertensión arterial y tabaquismo.

Las personas que reúnen estos factores deben realizarse al menos una vez al año estudios de laboratorio para la medición de glucosa y perfil de lípidos, además de poner en práctica hábitos saludables.

En el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” el personal de enfermería tiene un papel crucial en la prevención, control y seguimiento de la diabetes, al ser el primer contacto con pacientes y sus familias, a quienes enseña las medidas de autocuidado para evitar, detectar o controlar la enfermedad, aseguró el coordinador del CAIPaDi.

El especialista señaló que el personal de enfermería de este Instituto también participa en programas de tamizaje, desarrollo de indicadores y registros para análisis estadístico, así como en proyectos de investigación.

Este año la Federación Internacional de Diabetes (FID), enfocó la campaña a la promoción del personal de enfermería, para destacar su papel crucial en el apoyo a las personas que viven con diabetes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IMPRESO

contadores web free
A %d blogueros les gusta esto: