Historias de una escuela rural en Oaxaca

>> Las escuelas de educación básica en las comunidades de un Estado cómo Oaxaca, en donde, no es ningún un secreto cuentan con una cantidad importante de desafíos, muchas de estas localizadas en comunidades con un alto grado de marginación o pobreza, lo que naturalmente dificulta la actividad educativa.

Luis Gallegos

Oaxaca, Oaxaca

24 / 04 / 2020

Hace aproximadamente nueve años tuve la oportunidad de poder visitar la escuela primaria Josefa Ortiz de Domínguez “La corregidora”, en una pequeña comunidad en la Costa Oaxaqueña “San Francisco Cozoaltepec”, donde laboraba mi madre Elizabet.

Está era mi primera vez en una escuela de estas características, al llegar lo primero que logré observar es que los salones de clases no tenían ventanas, así cómo la precariedad de las niñas y niños que asistían a esta primaria. Los recursos que tenía la escuela a través del Comité de padres de familia se mencionaba también era escaso, sin embargo cada mañana podía observar la emoción que los niños tenían al asistir a la escuela.

Mi madre había tenido mayor acercamiento con las niñas y niños de la primaria, ella me contó que muchos de ellos, tenían la idea clara de poder terminar sus estudios de nivel secundaria, y posteriormente poder emigrar a los Estados Unidos, en donde, se encontraban sus padres, ya que muchos de ellos vivían en la comunidad con sus abuelos. Tiempo después logré confirmar que está era la principal aspiración de muchos de ellos, y que carecían de verdaderas oportunidades para continuar con sus estudios, cómo otra de las caras de la desigualdad social.

Una limitante que fácilmente se podía detectar en las clases que se impartían en esta primaria, es la de los profesores, que muchas veces no podían solicitar materiales para su clase, los alumnos simplemente no tenían recursos para poder comprar material didáctico extra.

La vida en la comunidad era algo similar a lo observado en la escuela, la mayoría de las personas vivía al día, esta comunidad pertenece al municipio de Santa María Tonameca, que a su vez cuenta con un promedio de escolaridad de 5.5 años, es decir, llega a su sexto año de estudio, sin lograr terminar la primaria. El porcentaje de población en pobreza extrema es de 56.59%, es decir, más de la mitad de la población se encuentra en esta condición.

El qué comer es una de las principales preguntas de gran parte de la población día con día, en donde, muchas veces la respuesta es “Lo que haya”, sin duda estás comunidades reflejan parte de la desigualdad existente en el país, y que afecta de forma importante la enseñanza en las escuelas rurales.

El poder recorrer varias de las comunidades del sur del país muestra escenas que parecen ser tomadas de la película “Los olvidados” de Luis Buñuel, en donde, se puede observar ese otro México, que ha sido construido con una brecha importante de desigualdad social durante años.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

contadores web free