Un 2006 en Oaxaca

Luis Gallegos

Uno de los momentos de mayor complejidad en el estado de Oaxaca se dio en el año 2006, durante la administración del exgobernador priista Ulises Ruiz Ortiz, quien por cierto busca la presidencia de ese partido ahora como un gran “prócer de la democracia”.

El conflicto iniciado en 2006, fue acomplejándose conforme pasaron, días, semanas, meses, hasta crear una situación de ingobernabilidad en el Estado. El conflicto magisterial dio inicio 22 de mayo de 2006, encabezados por el líder de la sección XXII Enrique Rueda Pacheco, en donde existía una exigencia de mejorar las escuelas Oaxaqueñas, la situación de la educación rural en el Estado entre otras demandas.

En el desarrollo del conflicto, otras organizaciones se comenzaron sumando a la lucha magisterial, como la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, liderada por Flavio Sosa. El conflicto se agudizó hubo enfrentamientos importantes entre las organizaciones sociales-magisteriales y la gubernatura encabezada por Ulises Ruiz y los cuerpos policiacos, el centro de histórico de Oaxaca se convirtió en ese campo de batalla.

La cobertura de los medios, es importante señalar se encontraba cargada hacia el oficialismo, es algo que debe reconocerse, sin embargo también se encontraban medios con una cobertura más equitativa el mismo Julio Hernández López “Astillero”, realizó una cobertura importante del conflicto para La Jornada.

El 14 de junio de 2006, el hoy “demócrata” Ulises Ruiz ordeno el desalojo con cientos de policías, y gases lacrimógenos del plantón establecido en el centro histórico, las partes se negaron o al menos existía un nivel de conflicto importante en las negociaciones. Una cerrazón por parte de la administración de Ulises Ruiz, un gobierno federal, que se menciona solo buscaba sobornar a dirigentes sindicales, fueron provocando que el conflicto escalara.

El 14 de Junio fue la gota que derramo el vaso, el gobierno del Estado, había tomado radio plantón, el medio de difusión del movimiento, horas después, estudiantes y maestros tomaron radio universidad, como el nuevo medio de difusión.

Lejos de resolver el conflicto el desalojo ordenado, complico el mismo, ahora a las exigencias se sumaba la renuncia del gobernador Ulises Ruiz, que se convertía en la demanda innegociable. Los conflictos continuaron en aumentos y las comisiones nombradas para negociar simplemente no funcionaban el conflicto se encontraba estancado y Oaxaca sumido en una condición de ingobernabilidad importante.

La guelaguetza ese año se vio pospuesta, y surgió una guelaguetza alterna por parte del magisterio buscando separarse de la organizada por el gobierno del Estado.

Se menciona también la existencia de un pacto entre el PRI y el PAN, este último había ganado de forma polémica la presidencia de la república, el PRI había acordado apoyar al PAN a cambio de mantener al gobernador del Estado en su cargo.

La corrupción de los dirigentes de la sección XXII, fue notable, Rueda Pacheco, el dirigente principal , anunció sin consulta previa el regreso a clases, inmediatamente este fue tachado de traidor al movimiento, este había escapado de sus manos, de su control. Hace apenas unas semanas el propio Ulises Ruiz comentaba que Rueda Pacheco vive actualmente en Canadá y no en Laollaga en el Istmo de Tehuantepec de donde es originario.

Seis meses después de haber iniciado, el movimiento los profesores regresaron a clases, sin lograr obtener la renuncia del gobernador o disolución de poderes en el Estado, que era o cuando menos se convirtió en su principal demanda. El Estado término polarizado, era parte también de la incitación en las radios de la capital, Oaxaca había vivido uno de los momentos más complejos de su historia moderna.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

contadores web free