El Exdirector de Pemex

Luis Gallegos

Uno de los grandes temas de la semana, se ha encontrado en el caso de Emilio Lozoya, primeramente con la congelación de sus cuentas y posteriormente con la orden de aprensión girada en su contra. En el medio se ha dado entender que el caso Lozoya puede ser una especie de “Quinazo”, pero el presidente no necesita de estos “golpes mediáticos” tiene la legitimidad que necesita por el momento, pese a los escenarios que se le han presentado a la actual administración.

La aprensión de Alonso Ancira, en España es otra de las piezas de este rompecabezas, en donde Ancira se especula abría sobornado al mismo Emilio Lozoya. El presidente ha salido aclarar que este caso nada tiene que ver con cuestiones políticas, parece ser cierto, no creo que lo necesiten por ahora.

Lozoya podría funcionar como un chivo expiatorio, es cierto, podría aumentar la popularidad del presidente, en momento no tan grato, también es cierto, sin embargo esto debe centrarse más allá de estas posiciones políticas, cuando desde la pasada administración ya se encontraban las sospechas referentes al exdirector de Pemex.

La Fiscalía General de la Republica ha trabajado en coordinación con la unidad de inteligencia financiera de la Secretaría de Hacienda, buscando crear una estrategia en el caso Lozoya y del propio Ancira. La segunda parte ha denunciado una falta del cumplimiento del debido proceso, mientras la primera asegura ha cumplido con cada etapa del proceso, es algo que tenderá a aclararse.

En el caso Lozoya los caminos parecen conducir a un solo destino, caminos que han llevado al mismo destino a varios países de América Latina, a algo llamado Odebrecht, recordando que México y Venezuela son los únicos dos países, en donde no han aparecido funcionarios implicados con el caso Odebrecht, o será acaso que a México no llegaron los tentáculos de esta empresa que se expandió por todo el continente.

El caso de Emilio Lozoya quizás va más allá de una disposición política, este caso deberá centrarse en recuperar todos los elementos que pueden darle un sustento al mismo. El manejo que tenga la propia FGR y la Unidad de inteligencia financiera será crucial para lo que sigue del caso.

La última

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump ha anunciado la imposición de aranceles a un 5% a los productos mexicanos. Estos aranceles entrarán en vigencia a partir del próximo 10 de junio. Los aranceles señaló el mandatario se detendrán cuando se frene la inmigración ilegal a Estados Unidos.

El ambiente electoral, es más que palpable en Estados Unidos, el presidente Trump, no titubeara ni un poco en usar a México para motivos electorales, las elecciones en Estados Unidos serán hasta el próximo año, así que esto va para largo, mientras la economía mexicana seguirá pagando las consecuencias.

About the author

Leave a Reply